Fundación Lebensohn - Las cosas nunca son lo que parecen



"Me atendió en persona y me condujo en silencio hasta esta camilla sin emitir más que exclamaciones de desaprobación ante el relato de mis molestias lumbares, un verdadero dígalo con mímica que logró circunscribir el problema a su dimensión real. Para el Dr. Chung, las cosas nunca son lo que parecen: el dolor es para él tan sólo una sombra chinesca, una cartografía cuyas coordenadas -si se sabe interpretarlas- muestran un luminoso sendero hacia las respuestas adecuadas."


(Extracto de Las cosas nunca son lo que parecen, en Fundación Lebensohn 1a mención, 2006)